INNOVACIÓN TECNOLÓGICA, AGENTE DE TRANSFORMACIÓN

INNOVACIÓN TECNOLÓGICA, AGENTE DE TRANSFORMACIÓN
Tecnología
Innovación

GM

Escrito por: Gerardo Mayorga3/04/2019

La carrera por el conocimiento ha sido uno de los pilares para el avance de las civilizaciones. Mientras más conocimiento y la empleabilidad de éste se tenga, más relevante será la sociedad en el escenario regional donde este se encuentre.

Tenemos muchos ejemplos de cómo el conocimiento ha sido trascendental para nuestra evolución. Desde los sumerios con el primer sistema de escritura que dio paso de la prehistoria a la historia, hasta hace poco tiempo, cuando gracias al control del átomo dos potencias se pelearon por la hegemonía mundial. Con ellos nos damos cuenta de que, para ser protagonistas, una de las opciones más claras de inversión es la ciencia.

¿Quién no se ha imaginado un Apple mexicana? ¿O una agencia espacial digna y no una mera extensión de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a la que se le destinan apenas 100 millones de pesos? (Vanguardia, 2017). Muchos de nosotros hemos tenido ilusiones de ver a nuestro país no sólo como un consumidor de tecnología, sino también como desarrolladores de ésta. Queremos ver a México competir con cualquiera del mundo y quitarnos esa dependencia de otras naciones.

Lo anterior puede sonar a una utopía que parece muy lejos alcanzar, más si le sumamos el recorte presupuestal para la ciencia de este año del 13.66%, que abrió una brecha más amplia entre nuestro país y las potencias (El Economista, 2018). El mensaje es claro, la necesidad de atacar directamente serios problemas, como la enorme pobreza y desigualdad en México deja de lado a la ciencia. Ya que en un primer plano podría considerarse que no se relacionan para nada un montón de hombres en batas con la crisis que vive nuestro país. No obstante, existen casos alrededor del mundo que comprueban que una correcta combinación entre investigación privada y pública en el sector tecnológico puede convertir en potencia a una nación en desarrollo. Ese es el caso de China.

A través de sus reformas de apertura en 1978, China le apostó a la ciencia y la tecnología, diseñó un programa de inversión mayor a la educación, y gracias al desarrollo de jóvenes talentos pudo sostener su plan de nación que hoy en día tiene excelentes resultados, pues pasó de ser una nación agrícola a uno de los principales desarrolladores de alta tecnología, con monstruos tecnológicos como Huawei o Alibaba. Donde antes sólo se veía mano de obra barata, ahora se observa manufactura de alta calidad. Con el primer recurso de innovación tecnológica han generado un aumento del nivel de la calidad de vida y de la economía, con un crecimiento del 6 al 9% anual, convirtiendo al país asiático en la segunda potencia económica mundial, sólo detrás de Estados Unidos y en vías de superarla (El Sol de México, 2018).

Desde hace 40 años, la clave para la evolución y la revitalización del país asiático ha sido la apuesta directa por la innovación, el desarrollo de la industria tecnológica y evitar la fuga de cerebros, como la que tanto daño le hace a nuestro país, ya que cada año emigra el 13.5% de nuestros postgraduados.

Viendo este caso, ¿podemos pensar que es factible este escenario en México? Claramente sí. Con un correcto sistema educativo, donde se favorezca la calidad educativa y no intereses magisteriales. En donde los emprendedores se den cuenta que apostar por el hombre de bata blanca puede catapultar su inversión e ideas a escenarios de alto impacto a nivel mundial. Donde finalmente nos percatemos de que la mayor forma de ayudar a la población marginada no es con programas sociales sin pies ni cabeza, sino a través del fomento al conocimiento, ya que con sus derivados habría muchos beneficiados directa o indirectamente, más que en cualquier programa y, finalmente, donde las generaciones más jóvenes no le teman al saber, sino todo lo contrario: lo abracen y lo valoren como una herramienta vital para su futuro.

Si empezáramos a tomar estas acciones, muy probablemente en algunos años podríamos ver empresas y talento mexicano compitiendo de tú a tú con Amazon o Google; de lo contrario, si seguimos viviendo como lo hasta ahora, los problemas seguirán, y solamente seremos meros espectadores en el tablero de juego mundial.

Referencias


AS + SMS©2018. Arreguin Sánchez y Asociados S.C.

El contenido de esta publicación es de Carácter informativo y de ninguna manera debe considerarse como una asesoría profesional, ni ser fuente para la toma de decisiones. Antes de tomar cualquier decisión o medida que pueda afectar sus finanzas o negocio, debe consultar a un asesor profesional calificado. Ninguna entidad, será responsable de pérdidas que pudiera sufrir cualquier persona o entidad que consulte esta publicación. Para más información consulta: https://ascg.mx/

Compartir:

Noticias relacionadas

PLAN DE DESARROLLO PROFESIONAL

PLAN DE DESARROLLO PROFESIONAL

16/09/19
EMPRESAS ANTICORRUPCIÓN

EMPRESAS ANTICORRUPCIÓN

16/09/19
EL CONTEXTO DE UNA MARCA

EL CONTEXTO DE UNA MARCA

16/09/19
PLAN DE NEGOCIOS (INSTINTO EMPRENDEDOR V)

PLAN DE NEGOCIOS (INSTINTO EMPRENDEDOR V)

14/09/19
MODELO DE NEGOCIOS (INSTINTO EMPRENDEDOR IV)

MODELO DE NEGOCIOS (INSTINTO EMPRENDEDOR IV)

13/09/19
¿POR QUÉ MÉXICO NO CRECE A RITMOS COMO EL DE COREA DEL SUR O CHINA?

¿POR QUÉ MÉXICO NO CRECE A RITMOS COMO EL DE COREA DEL SUR O CHINA?

11/09/19

¿Le gustaría una asesoría gratuita?

Le ofrecemos asesoría gratuita durante 20 min, para ayudarle con sus problemas contables y fiscales.

¡Recibe información en tu email!

Sólo recibirás información relevante del sector Fiscal, Contable y Fininanciero.

Dirección

Petén 23 Interior 201 Narvarte Poniente Benito Juárez, DF CP: 03000

Teléfonos

01 55 5859 4873
01 55 5440 7436
01 55 5859 9296
01 55 5840 4611

Sucursal Estado de México

C. Pafnuncio Padilla #26 Piso 3 Ciudad Satélite C.P. 53100 TEL: 4161 7100
AS Consulting Group logo
Developed byPlukke
COPYRIGHT © 2018 AS CONSULTING GROUP - Aviso de privacidad